Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

Trayectoria de cohete Kasam y otras fotos del conflicto palestino

Posted by AMDG en 17/enero/2009

Esta es la foto de la trayectoria del cohete:

Y aquí podéis ver muchas más: Israel and Gaza

Visto aquí: Artillería casera

2 comentarios to “Trayectoria de cohete Kasam y otras fotos del conflicto palestino”

  1. edgar said

    Para mi los judios son gente admirable,supervivientes que tienen lo que hay que tener,en todos los sitios que entran prosperan y de un trozo de desierto que solo habia cabras han hecho una gran nacion,pero eso a mucha gente les da envidia y por eso no paran de acosarlos, en todos los medios de comunicacion se les critica y lo unico que estan haciendo es velar por sus intereses y la seguridad de su pueblo,no como en este pais de pan y de circo,bueno pan cada vez menos,en definitiva VIVA ISRAEL el ultimo bastion contra el totalitarismo islamico

  2. otro said

    17 de enero del 2009

    La historia de la humanidad avanza en forma de espiral, cada cierto tiempo se regresa al mismo punto pero en un nivel superior, que este nivel sea superior en calidad humana y o desarrollo tecnológico lo deciden los hombres, y es precisamente ahí donde deciden su futuro

    1:2 ¡Escuchen, cielos! ¡Presta oído, tierra!
    porque habla el Señor:
    Yo crié hijos y los hice crecer,
    pero ellos se rebelaron contra mí.
    1:3 El buey conoce a su amo
    y el asno, el pesebre de su dueño;
    ¡pero Israel no conoce,
    mi pueblo no tiene entendimiento!

    El curso de la historia pasada, presente y futura está escrito, pero dios no escribió cada paso del hombre sino cada lugar por donde tiene que pasar, el itinerario es siempre para bien de la condición humana, pero el trayecto de ese itinerario lo escriben los hombres, si los hombres se alejan de los consejos y mandamientos de dios, la trayectoria entre punto y punto del itinerario puede vagar y hacer lazos pero no de forma indefinida,

    1:4 ¡Ay, nación pecadora,
    pueblo cargado de iniquidad,
    raza de malhechores,
    hijos pervertidos!
    ¡Han abandonado al Señor,
    han despreciado al Santo de Israel,
    se han vuelto atrás!
    1:5 ¿Dónde pueden ser golpeados todavía,
    ustedes, que persisten en la rebelión?
    Toda la cabeza está enferma
    y todo el corazón dolorido;
    1:6 de la planta de los pies a la cabeza,
    no hay nada intacto:
    ¡heridas, contusiones, llagas vivas,
    que no han sido curadas ni vendadas,
    ni aliviadas con aceite!
    1:7 Su país es una desolación,
    sus ciudades, presa del fuego;
    su suelo, delante de ustedes,
    lo devoran extranjeros:
    ¡hay tanta desolación como en el desastre de Sodoma!
    1:8 La hija de Sión ha quedado
    como una choza en un viñedo,
    como una cabaña en una plantación de pepinos,
    como una ciudad sitiada.
    1:9 ¡Si el Señor de los ejércitos
    no nos hubiera dejado algunos sobrevivientes,
    seríamos como Sodoma,
    nos pareceríamos a Gomorra!

    porque antes de que acabe el tiempo justo, estarán obligados los hombres a enrrutar la trayectoria hasta el siguiente punto del itinerario

    1:21 ¡Cómo se ha prostituido
    la ciudad fiel!
    Estaba llena de equidad,
    la justicia moraba en ella,
    ¡y ahora no hay más que asesinos!
    1:22 Tu plata se ha vuelto escoria,
    se ha aguado tu mejor vino.
    1:23 Tus príncipes son rebeldes
    y cómplices de ladrones;
    todos aman el soborno
    y corren detrás de los regalos;
    no hacen justicia al huérfano
    ni llega hasta ellos la causa de la viuda.
    1:24 Por eso —oráculo del Señor de los ejércitos,
    el Fuerte de Israel—:
    ¡Ay! ¡Me desquitaré de mis adversarios
    y me vengaré de mis enemigos!
    1:25 Volveré mi mano contra ti,
    depuraré tu escoria con potasa
    y eliminaré todos tus desechos.
    1:26 Haré a tus jueces como eran antes
    y a tus consejeros, como al principio.
    Después de esto, te llamarán
    “Ciudad de la Justicia”, “Ciudad Fiel”.

    Las atrocidades que hoy comete el pueblo de Israel contra el pueblo Palestino son la consecuencia de su decadencia espiritual, de su decadencia moral y humana,

    1:10 ¡Escuchen la palabra del Señor,
    jefes de Sodoma!
    ¡Presten atención a la instrucción de nuestro Dios,
    pueblo de Gomorra!
    1:11 ¿Qué me importa la multitud
    de sus sacrificios? —dice el Señor—.
    Estoy harto de holocaustos de carneros
    y de la grasa de animales cebados;
    no quiero más sangre
    de toros, corderos y chivos.
    1:12 Cuando ustedes vienen a ver mi rostro,
    ¿quién les ha pedido que pisen mis atrios?
    1:13 No me sigan trayendo vanas ofrendas;
    el incienso es para mí una abominación.
    Luna nueva, sábado, convocación a la asamblea…
    ¡no puedo aguantar la falsedad y la fiesta!
    1:14 Sus lunas nuevas y solemnidades
    las detesto con toda mi alma;
    se han vuelto para mí una carga
    que estoy cansado de soportar.
    1:15 Cuando extienden sus manos,
    yo cierro los ojos;
    por más que multipliquen las plegarias,
    yo no escucho:
    ¡las manos de ustedes están llenas de sangre!
    1:16 ¡Lávense, purifíquense,
    aparten de mi vista
    la maldad de sus acciones!
    ¡Cesen de hacer el mal,
    1:17 aprendan a hacer el bien!
    ¡Busquen el derecho,
    socorran al oprimido,
    hagan justicia al huérfano,
    defiendan a la viuda!
    1:18 Vengan, y discutamos
    —dice el Señor—:
    Aunque sus pecados sean como la escarlata,
    se volverán blancos como la nieve;
    aunque sean rojos como la púrpura,
    serán como la lana.
    1:19 Si están dispuestos a escuchar,
    comerán los bienes del país;
    1:20 pero si rehúsan hacerlo y se rebelan,
    serán devorados por la espada,
    porque ha hablado la boca del Señor.

    Un gran imperio les ha dado recursos y tecnologías pero les ha quitado lo más importante, su fidelidad, y con ello Israel ha abandonado su dios

    2:6 Sí, tú has desechado a tu pueblo, a la casa de Jacob,
    porque están llenos de adivinos de Oriente,
    de astrólogos, como los filisteos,
    y estrechan la mano de los extranjeros.
    2:7 Su país está lleno de plata y oro
    y sus tesoros no tienen fin.
    Su país está lleno de caballos
    y sus carros de guerra no tienen fin.
    2:8 Su país está lleno de ídolos;
    ellos se postran ante la obra de sus manos,
    ante lo que fabricaron sus propios dedos.
    2:9 El hombre será doblegado
    y el mortal, humillado
    —tú no podrías perdonarlos—.
    2:10 ¡Entra en la roca
    y escóndete en el polvo,
    lejos del Terror del Señor
    y del esplendor de su majestad!
    2:11 La mirada altanera del hombre será humillada,
    la arrogancia humana será abatida,
    y sólo el Señor será exaltado
    en aquel día.
    2:12 Porque habrá un día para el Señor de los ejércitos
    contra todo lo arrogante y altanero,
    contra todo lo alto y encumbrado,
    2:13 contra todos los cedros del Líbano,
    altaneros y elevados,
    contra todas las encinas de Basán,
    2:14 contra todas las montañas altivas,
    contra todas las colinas encumbradas,
    2:15 contra todas las altas torres,
    contra todo muro fortificado,
    2:16 contra todas las naves de Tarsis,
    contra todos los barcos suntuosos.
    2:17 El orgullo del hombre será humillado,
    la arrogancia humana será abatida,
    y sólo el Señor será exaltado
    en aquel día,
    2:18 y hasta el último de los ídolos desaparecerá.
    2:19 ¡Entren en las cavernas de las rocas
    y en las cuevas del suelo,
    lejos del Terror del Señor
    y del esplendor de su majestad,
    cuando él se levante para llenar la tierra de espanto!
    2:20 Aquel día, el hombre arrojará
    a los topos y a los murciélagos
    los ídolos de plata y los ídolos de oro
    que se había fabricado para adorarlos,
    2:21 y se meterá en las hendiduras de las rocas
    y en las grietas de los peñascos,
    lejos del Terror del Señor
    y del esplendor de su majestad,
    cuando él se levante para llenar la tierra de espanto.
    2:22 ¡Dejen entonces al hombre
    que sólo tiene aliento en sus narices!
    ¿En qué se lo puede estimar?

    Y sucederá que el profeta, aquel que su predicación era que Dios era santo y que los israelitas debían serlo igualmente, aquel que estigmatizaba con ironía las costumbres judías, impregnadas de ideas paganas, y rechazaba la idea de una alianza con los extranjeros por temor a una contaminación idolátrica, será señal y camino a seguir por los fieles, porque de lo que no debe caber duda a la nación de Israel y sus gobernantes, es que en esta espiral superior de la historia:

    1:27 Sión será rescatada por el derecho
    y los que se conviertan, por la justicia.
    1:28 Los rebeldes y pecadores serán destrozados juntamente
    y desaparecerán los que abandonan al Señor.
    1:29 Ustedes se avergonzarán de las encinas que tanto amaban,
    se sonrojarán de los jardines que eligieron;
    1:30 porque serán como una encina de hojas secas,
    como un jardín sin agua.
    1:31 El hombre fuerte se convertirá en estopa
    y su obra será la chispa:
    arderán los dos juntos
    y no habrá quien extinga el fuego.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: