Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

ACCIÓN SITA (1): Manda esta carta/correo a Los Verdes

Posted by AMDG en 14/octubre/2008

Empezábamos hoy con las acciones SITA que anunciábamos: Esta es la carta:

* * * * *

Asunto: Ramadán y ecología

Estimados señores,

Acabo de leer en WebIslam un artículo del Sr. Juan Costa sobre el ramadán. Tengo que decirles que demuestra un conocimiento insuficiente de la realidad del ramadán. Les sugiero que lean los siguientes artículos sobre este falso ayuno musulmán:

Egipto: Durante el ramadán se vende un 14% de harina y un 25% más de arroz

El Ramadán copia el consumismo y la cursilería de las Navidades laicistas

El Ramadán, ¿período de ayuno o de comilonas?

El ramadán, un ayuno insano

¿Ayuno el ramadán?.

Atentamente les saluda

[nombre]

PS: Para informarse adicionalmente sobre el Islam pueden bajar de aquí un texto resumido.

* * * * *

Este es su email: verdes@verdesdelmediterraneo.org;

Poned a estos en copia, para que picarlos: losverdes@verdes.es; info@losverdesdeandalucia.org; gipuzkoa@berdeak.org; bizkaia@berdeak.org; araba@berdeak.org;

* * * * *

No se os olvide madarla en 24 horas. Gracias.

* * * * *

TAMBIÉN TU PUEDES PROPONER ACCIONES SITA

6 comentarios to “ACCIÓN SITA (1): Manda esta carta/correo a Los Verdes”

  1. Juan Costa said

    El Ramadan y la “moratoria ecológica”
    “El ayuno nos hace vibrar como la campana, nos despierta y nos pone alerta”
    Ecología – 29/09/2008 | Juan Costa
    Mansur Ata Ilahi, buen amigo y que sirve como Presidente de la Comunidad Ahmadía del Islam en Valencia, me ha hecho llegar un interesante artículo en que se explica el sentido profundo del ayuno durante el mes sagrado del Ramadan. El ayuno islámico es una de las formas mediante las que el musulmán trata de acercarse a Dios, El Santo Corán describe el objeto del ayuno: ‘Se os prescribe el ayuno para que exaltéis la grandeza de Dios al haberos iluminado y para que aprendáis a ser agradecidos’
    A menudo los ecologistas suplican a la sociedad que se detenga, por un instante, en su proceso de crecimiento desenfrenado, aplicando lo que se denomina “moratoria”, esta moratoria para los Verdes es una oportunidad social para corregir algunos excesos que la inercia de nuestro sistema provoca por su propia naturaleza. No está muy lejos de la sabiduría islámica que al prescribir por igual a humildes y a ricos la abstención de bebida y alimentos hace posible la comprensión, por parte sobre todo de los más pudientes, de la situación a que se enfrentan cada día en muchas partes de nuestro planeta aquellos que sobreviven al margen de la “globalización”.

    Nada como nuestro propio padecimiento nos acerca a los que sufren, la empatía social tan necesaria para que la paz y la armonía dentro de la sociedad, y entre la humanidad y la naturaleza (de la que somos parte) se produzca, requiere de mecanismos como éste, sin duda. Efectivamente el hombre no valora adecuadamente lo que posee hasta que lo pierde. Los Verdes defienden el principio de prevención o precaución que se debe aplicar a aquellos procesos científicos o económicos que no estamos seguros de que sean inocuos, porque si efectivamente resultaran perniciosos para la salud humana, muchas veces los daños causados no serían reparables y no habría una segunda oportunidad para recuperar aquello que una vez malogrado, la experiencia nos muestra que no se puede recuperar.

    El ayuno eleva el nivel espiritual del individuo, las moratorias y prevenciones que los Verdes solicitan pueden igualmente cumplir una finalidad social y política equivalente, porque el medioambiente nos obliga a una conciencia planetaria, como las grandes religiones y el verdadero humanismo hacen también.

    Hay algo que Mansur señala en su escrito y es que el ayuno nos hace vibrar como la campana, nos despierta y nos pone alerta, cuando los Verdes señalan que la austeridad, el ahorro energético, el reciclaje y la reutilización son premisas para proteger nuestro entorno natural en el fondo está pidiendo una complicidad de todos los ciudadanos y ciudadanas, que no pueden ser sustituidos por ninguna autoridad en su primaria responsabilidad individual y por tanto exige que cada uno de nosotros esté igualmente avisado.

    Porque lo mismo que el ayuno, en su sentido profundo y religioso, hace verdaderamente libres a las personas al liberarlas de inclinaciones, complacencias, pasiones y deseos, el ecologismo pretende también demostrar que nuestros hábitos y forma de vida pueden ser diferentes y que no es verdad que el consumo “desenfrenado” nos vaya a hacer más felices, al contrario esta forma de dependencia si no sabemos superarla nos hará esclavos y profundamente infelices.

    Estos días y este mes, es un periodo de tiempo que puede ser sagrado no sólo para los musulmantes sino para todos aquellos “hombres de buena voluntad” que quieran escuchar y comprender “los signos de los tiempos”, para el judaísmo es el período anual en que se actualiza el juicio divino sobre cada uno de nosotros, entre el año nuevo y el yom kipur. Sin duda es una significativa coincidencia, ¿verdad?

    Lo cierto es que en nuestras manos está contribuir a mejorar un poco el futuro de todos nosotros y de próximas generaciones. Como Verdes no se trata de ser agoreros ni apocalípticos, los riesgos y retos que enfrentamos ya han sido descritos por nuestros científicos, cierto que no hay consenso sobre las medidas políticas a adoptar, pero sin duda el debate está abierto y el respeto a la libertad de cada uno y la fidelidad al sentido profundo de nuestra democracia exige que todos nos pronunciemos sobre aquellos sacrificios y cambios que estamos dispuestos a protagonizar, en bien de todos, para asegurar el bienestar de una humanidad futura cuyos fundamentos tenemos que sentar aquí y ahora los miembros de la actual generación.
    Verdes del Mediterraneo
    http://www.verdesdelmediterraneo.org

  2. AMDG said

    Esto se llama reincidir… En fin, no es ignorancia sino propaganda de una falsedad. Insito:

    Egipto: Durante el ramadán se vende un 14% de harina y un 25% más de arroz

    El Ramadán copia el consumismo y la cursilería de las Navidades laicistas

    El Ramadán, ¿período de ayuno o de comilonas?

    El ramadán, un ayuno insano

    ¿Ayuno el ramadán?.

  3. Juan Costa said

    Querido Ad Maiorem Gloria Dei:
    Supongo que no comulgas con los jesuitas que han perdido su vida en Latinoamérica por ser coherentes con el ejemplo ignaciano, pienso en Ellacuría y tantos otros que han sido fieles con la primera máxima del cristianismo “ama a tu projimo como a tí mismo”, sin darte cuenta (supongo) lo que tú haces es sembrar el miedo al otro, al que es diferente, ¿porqué no dejar que los fieles de cada religión arreglen (desde dentro) sus propias faltas e incoherencias, si hasta el Obispo de Roma es capaz (?!). A ver qué te parece el artículo que sigue dedicado a Yom Kippur, espero sinceramente que te guste más que el primero. Y perdona mi ignorancia de verdad yo leeré con atención tus links para ilustrame mejor. Muchas gracias.

    Yom Kipur Verde

    Alba Toscano, buena amiga y “cocinera” de la Sinagoga la Javura de Valencia, me ha enviado una interesante reflexión y una cita bíblica en que se explica el sentido profundo de Yom Kipur.

    Juan Costa
    Verdes del Mediterráneo

    “Los mandamientos cuya observancia te ordeno hoy no estan ocultos ni son dificiles de cumplir. No están escritos en el cielo para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al firmamento hasta alcanzarlos para que podamos cumplirlos?”Tampoco están al otro lado del mar para que digas: “¿Quién cruzará el oceano hasta llegar a ellos para que podamos cumplirlos?” La palabra está muy cerca de ti, en tu boca, en tu corazón para que puedas cumplirla.”(Deut30:11-13)

    Lo cierto es que casi coincidiendo con el fin del Ramadam, mes sagrado de los musulmanes, han comenzado los Iamin Noraim (días temibles) durante los cuales la tradición judía afirma que el hombre es juzgado cada año por lo que hizo el anterior, y en que se sella su destino para el próximo. En efecto desde Rosh Hasanah (año nuevo) y hasta Yom Kipur tenemos la oportunidad de reconciliarnos con el Eterno y “abogar por nuestra causa”, aunque si no recobramos la concordia con nuestro vecino de poco servirá el intento. Para el judaismo los preceptos fundamentales de estos días se pueden resumir con las tres “t” : Teshuvá (arrepentimiento para reconocer que hemos sido injustos con el prójimo), Tefilá ( el rezo o la plegaria compartida que se convierte en un punto de encuentro y reunión) y Tsedacá (caridad para saber buscar nuevas formas de ayudar a tu comunidad y mejorar la condición de tu prójimo por imperativo de la justicia social ).

    Para los Verdes las tres “r” son algo más que una regla de mnemotécnia para señalar la necesidad de reducir, reutilizar y reciclar. Si verdaderamente acertaramos a reducir nuestro consumo, no se plantearía de forma tan acuciante la necesidad de reciclar, y el pobre Wall-e a lo mejor se podría tomar unas merecidas vacaciones, como los pobres agentes de Wall Street. Esto puede sonar un poco extraño en estos momentos en que la mayoría nos vemos forzados a reducir el consumo de carburantes por su elevado precio, e incluso de los más básicos bienes de consumo porque confluyen un elevado índice de desempleo y una galopante subida de costes financieros e inflación. En momentos en que las constructoras se deconstruyen en el divan de un psicoanalista llamado Derrida, y las instituciones financieras observan como se evaporan sus activos en el mundo digital (seguir las oscilaciones del Ibex en tiempo real en internet resulta casi pornográfico), en estos momentos, Yom Kipur se puede traducir por esperanza.

    Todos estos síntomas son alertas que nuestra sociedad debe entender y debatir, y por ello nos “despierta” un año más el toque del shofar, anunciando que cada uno debe asumir su responsabilidad, cada persona cuenta. Abraham lo demostró cuando regateando con el Eterno (mientras trataba de salvar las ciudades que habían acogido a Lot ) consiguió el compromiso divino de perdonar a la ciudad y a sus habitantes si al menos en ella se pudieran hallar a diez hombres justos. Por cierto que diez es el número que la tradición judia requiere para que el “miñán” se complete en la sinagoga. Diez hombres equivalen así a un mundo. El mundo de los hombres. Aunque puede que no tengamos que poner en este nuestra esperanza, sino en el mundo de las mujeres y los niños. Así lo demuestran las que han recibido el premio Nobel alternativo este año: Krishnammal Jagannathan, Amy Goodman, Monika Hauser y Asha Hagi, designadas en base a méritos propios por la fundación Right Livelihood Award. Así lo ha demostrado Ingrid Betancourt, presidenta internacional de los verdes, que ha recibido el premio Principe de Asturias de la Concordia.

    Como Verdes no debemos perder mucho tiempo anunciando el fin del mundo o el “apocalipsis” inminente, nuestro mensaje debería ser siempre positivo y esperanzador, lo que toca es desear a todos que el “curso” que acabamos de comenzar sea feliz, dulce, próspero y muy saludable para todos. Para ello nada mejor que hacer como nos pedía el catecismo : examen de conciencia, acto de contricción y finalmente expresar el firme deseo de “pecar” bien acompañados, al menos en grupos de diez, y seguir inventando lugares de encuentro y momentos de reconciliación con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza de la que formamos parte. Como Alba Toscano señala en su escrito : “ El cumplimiento de los mandamientos insiste en que prestemos atención al shofar que nos llama a reunirnos año tras año para volver a debatir cómo mejor podemos usar los mandamientos para trabajar y vivir juntos. Si no, estamos condenados a caer en la intolerancia que es la consecuencia directa de la ausencia de debate.”
    http://www.verdesdelmediterraneo.org

  4. […] ACCIÓN SITA (1): Manda esta carta/correo a Los Verdes […]

  5. […] ACCIÓN SITA (1): Manda esta carta/correo a Los Verdes […]

  6. […] ACCIÓN SITA (1): Manda esta carta/correo a Los Verdes […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: