Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

“Los hijos acaban con la felicidad matrimonial”. Los pederastas, que celebran el 24 de junio el día del “Orgullo Pederasta”, piensan muy distinto.

Posted by AMDG en 15/junio/2008

Traté aquí del desagrado que me produzco leer a la gran petarda y bloguera digitolibertaria Alaska predicando la esterilidad reproductiva. Leo ahora en el blog de Orlando que un profesor de psicología de Harvard afirma que los hijos acaban con la felicidad matrimonial:

Married life is the key to happiness but having children can ruin it all, a psychologist claims. Couples only recover their blissful existence once their offspring have left the nest, says Daniel Gilbert, a professor of psychology at Harvard University.

¿Qué sentido tiene una felicidad autodestructiva? Ninguno. Se trata desde luego de un caso patológico de la felicidad canalla descrita por G. Bueno en su libro El Mito de la Felicidad:

—¿Cuándo aparece históricamente la idea de felicidad?

—Como idea filosófica, es de Aristóteles. Hay dos grandes ideas inventadas por Aristóteles, al menos en su formato filosófico, y que han durado siglos. Y que aún siguen influyendo: la idea de Dios y la idea de felicidad. Lógico, porque la felicidad es dios, según Aristóteles. El dios de Aristóteles es el Acto Puro. No ha creado el mundo. No lo conoce. Por cierto, Aristóteles es impresionante; yo cada vez estoy más asombrado. Dice que el único ser que puede ser feliz es Dios, porque su vida consiste en pensarse a sí mismo, y ese pensarse a sí mismo eterno, autárquico, sin depender de nadie, es la felicidad. De ahí se deduce que nadie es feliz salvo Dios. Por ejemplo, en alusión a Teeteto, recuerda al matemático que se pasa el día pensando en sus teoremas y concluye que no puede ser feliz, porque tiene que comer, porque se fatiga, porque algún día se va a morir. Como mucho indica que la felicidad es una forma de contemplación. La puede lograr el sabio algunas veces cuando contempla.

—La tradición desborda el mundo clásico.

—Todo cambia con el cristianismo. El cristianismo transforma ese lejano dios de Aristóteles en un Dios creador del mundo y de los hombres. Un Dios con tres personas vivas, la segunda de las cuales se hace hombre. Dios es amor, crea el mundo, crea al hombre y se encarna en el hombre. Por eso la felicidad de Dios puede ser transmitida a los hombres, y los hombres pueden ser felices en la otra vida. Es la beatitud. He leído enteros, este verano, los comentarios del padre Ramírez a la «Suma teológica». Unos comentarios sobre la felicidad en cinco volúmenes, en un latín muy difícil, titulados De homine beatitudine. El padre Ramírez presidió el Instituto Luis Vives del CSIC. Le llamaban el Soto redivivo. Le conocí, le traté. Era un frailón que se pasó toda la vida en Friburgo. El último gran tomista. Tenía una erudición tremenda. Lo traté mucho en Madrid y en Salamanca. Venía a ser entonces el Heidegger de la Iglesia católica.

—Así que Santo Tomás…

—Santo Tomás recoge a Aristóteles y ofrece una idea de felicidad nueva, cristiana. La felicidad es objetiva. Una cosa es la delectación y otra la felicidad objetiva. Santo Tomás pone un ejemplo muy claro. La felicidad del avaro es el oro, no el goce del oro. Por eso la felicidad es Dios, no el goce de Dios. Si no hay algo objetivo no hay felicidad. Es el antipsicologismo. Es la idea de felicidad de Plotino y de Aristóteles, que repite Espinosa.

—La ilustración vuelve a cambiar las cosas.

—En el siglo XVIII se eclipsa la idea de Dios, y entonces empieza a funcionar la felicidad subjetiva. La «religión de la felicidad» del marqués de Lassay. Es la felicidad canalla, según mi terminología. La felicidad, destituida de su dimensión filosófica, queda reducida a algo psicológico. Es el cosquilleo de Espinosa, el placer, el disfrute, el estado de bienestar.

Lee la entrevista entera al ateo Bueno, no tiene desperdicio.

PS: Me pasa Motcalm esto: 24 de junio: día del orgullo pedófilo. A lo que se ve, a algunos los niños les hacen muy felices.

3 comentarios to ““Los hijos acaban con la felicidad matrimonial”. Los pederastas, que celebran el 24 de junio el día del “Orgullo Pederasta”, piensan muy distinto.”

  1. Stern said

    Yo creo que es al reves, una pareja que no tiene hijos en unos 5 u 8 años maximo tiende a destruirse. Los hijos compensan esa perdida de pasion, por llamarlo de alguna manera, en la relacion. Dicho esto los hijos son una salvacion para un matrimonio por mucho que digan estos.

  2. Mike said

    Puede que Aristóteles haya “inventado” conceptos que han durado siglos, pero cuando habla de la felicidad y de Dios, no me cabe ninguna duda de que en aquél siglo ya estaban inventados los porros.

  3. AMDG said

    Desde luego. El opio también era circulaba entonces.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: