Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

MARIANO ROMANONES

Posted by AMDG en 26/abril/2008

Publico esto que me llega en un e-mail. He dicho al autor mil veces que tiene que publicar en un blog, para que estas cosas permanezcan. En todo caso, mientras él no lo haga, estaré encantado de hacerlo yo, aunque no pertenezca directamente a la temática del blog.

Si hubiera tiempo, que ya no lo hay, de que UPD creciera y obtuviera representación política en las comunidades autónomas, veríamos cómo el problema del PSOE y del PP con sus respectivas clases políticas regionales se reproducía al ciento por ciento en el partido de Rosa Díez.

El problema arrancó hace treinta años y ahora ha llegado la ineludible crisis nacional. En esta crisis sin solución no queda más remedio que calcular el futuro más inmediato ante la caída del régimen que se avecina. No se trata de garantizar el control de la situación, pues eso nadie lo tiene; se trata de mover la piezas y reforzar la posición. Nadie empieza una partida de ajedrez calculando el final, se trata de avanzar en el desarrollo, sea en el ataque o en la defensa. En esta partida Zapatero juega con ventaja porque quiere continuar la obra de demolición nacional iniciada en unos estatutos primigenios a los que no se les puso techo competencial, y en unos políticos regionales ambiciosos, corruptos y llenos de soberbia. En esta partida Zapatero ha decidido incluso la retirada de tropas de Ceuta y Melilla como desafío al rey, que visitó las dos plazas sin permiso del Gobierno, y como garantía momentánea de asegurar ese flanco que cada día que pasa está más en manos del sultán. Los asuntos de corrupción en que se ha enfangado el monarca lo han rebajado de rey a peón, a ayudante de zapatero.

Rajoy, espíritu de político funcionarial, que lo mismo podría ejercer su labor en el régimen franquista que en la Viena del imperio austro-húngaro o en la última restauración borbónica, es decir, en la España actual, donde fue triministro sin que nadie lo notara, no puede hacer –ni él ni Rosa Díez ni nadie- que las aguas del canal inaugurado en la Constitución de 1978 circulen ahora hacia arriba y no hacia abajo y en la orientación en que ese acueducto fue irresponsablemente construido. Ahora ya es tarde. Zapatero pudo haber dado un cambio de orientación y no lo hizo; tampoco Rajoy, que consolidó la obra autonomista disgregadora con los estatutos de Valencia, Andalucía y pronto el de Baleares.

Personalmente he perdido la angustia por el problema político español. Sufres cuando a tu equipo le queda media hora de juego y va perdiendo uno a cero, y te enfadas porque no hace las cosas que tiene que hacer para ganar. Ahora bien, en estos momentos pierde ocho a cero y quedan cinco minutos de partido, ¿qué razón hay para angustiarse? De lo que venga después nada sabemos, y esa nada (y es nada porque será cualquier cosa) la esperamos desde hace treinta años. Ahora ya hemos llegado a la última puerta y casi que apetece decir: “Ya iba siendo hora”. Casi apetece.

Pronto la nación entrará en crisis irreversible y Zapatero no puede permitir que en España resurja la idea de nación. Para ello buscará el enfrentamiento entre regiones, castigará a las del PP y las enfrentará a las otras; él se presentará como árbitro aunque en realidad será el dueño de toda la liga. Hasta ese momento llevará las de ganar; ya veremos a ver después. Prescindo incluso de si monarquía o república, no me interesa otra cosa que la nación; si es sin rey, sea; y si es con rey no será con el régimen actual, que a los efectos ya no existe.

De momento hay que darle un castigo al PP si Rajoy gana el congreso y facilitar a UPD un buen resultado en las europeas. Poco importa obtener una representación parlamentaria mayoritaria tras unas elecciones nacionales si los rajoyes y sorayos mandan, cuanto menos en unas europeas. Y es posible que en unas generales ganen si el zetapenquismo se hunde, puesto que la mansedumbre del PP puede llevar a muchos a votarles. Eso lo único que logrará será retrasar la crisis durante un tiempo; eso en el mejor de los casos, si no sucede todo lo contrario. Por tanto, de momento, dado que el régimen tiene los días contados, es importante –más que la futura representación parlamentaria- que la defensa de la nación junte una buena cantidad de votos, tanto de izquierdas como de derechas, tanto de monárquicos como de republicanos, para que no ocurra lo que en el 31, en que la nación, una vez más, ligó su suerte exclusivamente a la idiocia de un borbón. Lo importante es que tanto la izquierda como la derecha española se encuentren fuertes en número de votos cuando estalle la crisis en un régimen que ya no rige. Dense cuenta que la bases del PP, y también las de UPD (respectivamente y unas frente a las otras) son más homogéneas de cara al problema nacional que las bases del PSOE, donde es posible que una parte de ellos se pase a nuestro lado sin temer que de nuestro lado (al margen los dirigentes políticos) se pasen al de ellos: al Nietísimo lo votan los separatistas (jamás lo harían si tuvieran que elegirlo como presidente de la Generalidad o del País Vasco) y tarde o temprano se tendrá que enfrentar a la realidad nacional, hoy por hoy invisible porque la crisis política todavía no ha llegado a la calle.

El huracán llegará y es importante mantener el pulso como hicimos hasta ahora, con escasísimos medios de comunicación a favor pero muy efectivos, sobre todo porque quienes están en ellos son verdaderos líderes sociales. A corto plazo debemos impedir la abstención entre los nuestros (me refiero a los votantes del PP y de UPD), nada de desánimos ni de lamentaciones, y poco importa si salen o no suficientes representantes del PP o de UPD (para lo que están haciendo los populares no merece la pena ni escucharlos). Lo importante, como en las manifestaciones callejeras de la legislatura pasada, es saber que somos muchos. Y más que seremos, seguro.

En la próximas elecciones europeas irá bien a los votantes del PP el votar a UPD para castigar a Mariano Romanones. Fue su dejadez, y su obsesión en que los enemigos no le odiaran, la que hundió la anterior monarquía y dio paso al desastre (en el 31 fue la del conde, y ahora la del “Yo soy un señor de Pontevedra”). No se lo consintáis ahora cuando ya el régimen toca a su fin. Que el régimen que venga, sea cual sea, nos pille unidos en la idea de defender la unidad de España y no amongolados bajo unas siglas, como en el PSOE.

Por supuesto no os fiéis de los mongolos, que no tienen nada que ver con los benditos mongólicos. Ojo, que nosotros, según JL Cuerda, somos los imbéciles, y viendo lo que dijo Mariano y lo que ahora está haciendo hay que darle la razón a Cuerda, porque Mariano, lo que se dice ideas nunca tuvo; ni siquiera ejecutoria política (¿qué labor ejecutó de ministro que sea digna de reseña, y eso que fue ministro en tres ministerios?). Sin embargo el oso perezoso de Mariano Romanones engañó a millones de personas, es decir, que a los efectos hizo lo mismo que Zapatero con su masa peronista tras las elecciones de 2004, donde después de ganarlas realizó una labor de gobierno que en nada se parecía a lo dicho en la campaña. Mariano Romanones ha hecho lo mismo que Zapatero y ahora, sin ni siquiera estar en el gobierno, no tiene inconveniente en traicionar a todos sus votantes, tal y como hizo el conde en el 31, con tal de seguir siendo “un señor de Pontevedra” creyendo que será respetado por el simple hecho de querer ser amigo de sus enemigos.

Sigue escribiendo, por favor.

13 comentarios to “MARIANO ROMANONES”

  1. Ignacio said

    Yo le estaba escribiendo ofreciéndole un espacio en mi blog; a mi también me lo manda por mail; así que mándale una sentida riña diciéndole que si quiere tiene un espacio en La Galaxia, o le abrimos un blog, porque no es el primero que manda, y el hombre es muy bueno, hacen falta más como el por aqui.
    Ale: te encomiendo el traerlo aquí a la senda de los perversos blogueros.

  2. AMDG said

    Pues yo le acababa de decir lo mismo. Es una pluma que honra cualquier blog, incluso medio profesional. Aunque me parece muy independiente para que le tiren los tejos.

  3. AMDG said

    Por cierto: Yo lo vi primero🙂

  4. Ignacio said

    He tenido una ide para estas cosas que uego te comentare por mail;en todo caso ponte tu en contacto con el, a ver el que opina.

  5. Lukacks said

    Sobre la deriva del PP, pase, pero hombre, que la solución pase por dar votos a UPyD es de traca, puesto que es más laicismo, más Educación para la Ciudadanía, más “derechos” para los homosexuales, y más antiespañolismo (véanse Álvaro Pombo o Fernando Savater).

    ¿De qué se queja el autor del artículo sobre la deriva forzosamente izquierdista de la Constitución de 1978 si él mismo se suma entusiastamente a esa corriente?

  6. AMDG said

    Estoy de acuerdo, estoy se lo voy a decir al autor, que te responda.

  7. Pedro Martínez said

    Hola, soy el autor del artículo. Gracias por los elogios iniciales. En cuanto a lo de Lucaks creo que tienes una visión que toma partido antes de analizar la realidad de los hechos. La Constitución la hizo, sobre todo, la derecha, y confió en los nacionalistas que también eran de derecha porque en aquel tiempo el enemigo era la izquierda. La derecha del PP hizo en Baleares y Galicia exactamente la misma política lingüística que pujol en Cataluña; ahora también se suma Valencia. Es más, hay comunidades, por ejemplo Asturias, donde si el bable no es lengua oficial es por la firme oposición del PSOE, y eso a pesar de que lleva años necesitando los votos de IU, que es la más bablista de todos, para gobernar. Rosa Díez es de izquierda, pero es la única que está diciendo lo que hay que decir. La EpC también la aceptará el PP, y aunque no la acepte viene impartiéndose de manera transversal desde hace treinta años. El hacerlo ahora asignatura es el desafío final para rematar una obra desarrollada desde hace tres décadas.

    Mira, el régimen está muerto. Olvídate de la separación izquierda-derecha porque eso no es lo sustancial. En las comunidades separatistas la izq y la derecha han ido de la mano y por eso les ha salido tan bien.

    Tan muerto está el régimen que ya no me importa otra cosa que saber quiénesi defienden o no la unidad nacional, y desde luego el PP está pillado con Valencia, Baleares, Galicia y Andalucía. El enfrentamiento que está por venir será entre comnidades (puesto que ninguna comunidad se llama España)y van a ir todos a por Madrid.

    Uno de los errores que venimos padeciendo es echar toda la carne en los resultados de las siguientes elecciones, gracias a eso el PP ha estado siempre aprovechándose del voto útil. Ahora, en las europeas, que no traerá ninguna pérdida de poder institucional en España, hay que darle un sopapo para que sepa quién manda, para que se entere que a quien tiene que respetar es a sus votantes antes que al adversario, pronto enemigo. Lo importante es no abstenerse, que la gente no se inhiba. Si eres del PP te haces ver mucho mejor abroncándole con el voto a upd que dándole la razón votándole de nuevo.

    Sí, a mí tampoco me gustan muchas cosas de ese partido, en circunstancias normales no le votaría (el mismo nombre UPD ya dice demasiado), pero mira a todo el tablero de la partida, y si lo haces te darás cuenta que UPD no es el adversario de la nación. Sería la izquierda ideal para no votarla si estuviéramos en una país sin la crisis política que aquí tenemos

    No queda otra solución que reforzarse en la defensa de la nación, y los votos, que no los representantes, e s lo fundamental. Además en las europeas toda España es circunscripción única y se puede ver muy bien qué representan los separatistas en votos y qué representamos los españolistas o sus adversarios. No hay ley D´Hont ni mínimos provinciales, por eso los separatistas tienen que juntarse en GALEUSKA para sacar una miseria de representación.

    VOTAR A ZAPATERO ES VOTAR CON LOS SEPARATISTAS QUE LE HAN DADO LA ÚLTIMA VICTORIA. ¿QUÉ ES VOTAR AL PP? ¿ACASO NO ES VOTAR LA CLÁUSULA CAMPS, LA POLÍTICA DE CAÑELLAS, MATAS Y ESTARÁS Y LA DE FEIJÓO? NI IBARRA NI CHAVES NI EL DE LA MANCHA NI ARECES EN ASTURIAS REPRESENTAN PELIGRO PARA LA UNIDAD NACIONAL TANTO COMO LO QUE ESTOS PEPEROS REPRESENTAN, QUE AHORA QUIEREN HACER SUS CiU REGIONALES

    Ah, y para laicismo el de Soraya, que presume de no haberse casado por la Iglesia, como si fuera un mérito. En cuanto a los homsexuales mira a Gallardón (que es el verdadero triunfador). Un sujeto que se permite darle a las niñas de doce años la píldora del día después sin consultar con sus padres. El alcalde-alcahuete es más progre que los de UPD.

    Desengáñate, no sigas con criterios únicos de izquierda-derecha porque así no verás el problema real. Mira qué bien lo ha visto Rosa Díez siendo de izquierda

  8. Pedro Martínez said

    En cuanto a lo de los blogs tenéis mi permiso para publicar cuanto os envíe u os haya enviado. (Si hay algún insulto pulidlo, y andad con cuidado que estos quieren dar un escarmiento. Saben que a ellos, que insultan más, no les pasará nada, y de pasarles ni siquiera tendrá divulgación

    No puedo hacer un blog. Lo intenté pero desistí porque lleva mucho tiempo dedicarse a él para actualizarlo correctamente. Veo que lo hacéis muy bien. Por cierto, ahora voy a ver el de La Galaxia, que nunca lo vi

  9. AMDG said

    Gracias por el artículo y por la respuesta, Pedro.

    Tenía que haber dicho que estoy de acuerdo mayormente, desde mi postura conservadora. No es una descalificación de tu postura como tuya. Por cierto, yo he votado a la derecha del PP, a la derecha integrista si se quiere.

    Aun no siendo UPyD mi partido, y estando de acuerdo en la crítica, me alegro de que haya izquierda “españolista”, aunque algunos de los participantes sean sospechosos. Y como izquierda, y sin hacer mías las ideas, me parece una excelente contribución a este blog, que desde luego está abierto a otros argumentos.

    Un saludo.

  10. AMDG said

    ¿Que nunca has leído La Galaxia? Eso sí que no.

  11. Lukacks said

    Creo que no me he explicado bien en mis breves líneas. No he mencionado que la Constitución la hiciera la derecha o la izquierda. Lo que he afirmado es que Constitución tiene una deriva forzosamente izquierdista, y esto sí es cierto, independientemente de sus autores. O más bien tiene una deriva izquierdista porque la Constitución la hizo el centrorreformismo del 78, que era la UCD. Ya sé que el PP hace lo mismo que el PSOE o los nacionalistas, y no sólo en cuanto a política lingüística, sino en cuanto a casi todo lo demás. Quizás si me presento como carlista entenderás mejor mi mensaje de arriba y comprenderás que si hay alguien para los que carezca de sentido la separación entre derecha e izquierda es para un carlista.

    Yo no soy del PP. A mí el PP me la pela, pero me la pela de veras. Yo lo que critico de tu mensaje es que cifres unas ciertas esperanzas de no sé muy bien qué en “darle un sopapo” al PP, y además votando a UpyD, que, aunque no se definan como de “izquierdas” en su manifiesto fundacional, en cambio se definen como “progresistas”. UpyD es cuanto al laicismo y al estatalismo un PSOE con la agenda acelerada. No hay más que ver su programa. Buscar
    Además, en principio sostienes que no es un buen prisma el mirar el panorama político de acuerdo con el esquema derecha/izquierda, pero luego recurres a la dicotomía para exponer tu punto de vista.

    Lo que yo digo es que si la Constitución Española tiene una deriva forzosamente izquierdista o, para no utilizar este término, progresista (desde su misma redacción. Lo pone en el Preámbulo), y que el PP está contribuyendo de forma meritísima a esa deriva, ¿cómo pretendes frenar esa deriva votando más progresismo y más laicismo? Es absurdo. Es el argumento del voto útil vuelto del revés dos veces.

  12. Pedro Martínez said

    “Además, en principio sostienes que no es un buen prisma el mirar el panorama político de acuerdo con el esquema derecha/izquierda, pero luego recurres a la dicotomía para exponer tu punto de vista.” Naturalmente: para refutar algo hay que meterse en su análisis y desmontarlo. Miro por los ojos que miran la izquierda y la derecha respectivamente para demostrar que se equivocan en sus análisis, porque el problema no es de izquierda y derecha, sino de mantener o no la unidad nacional.
    El problema que tienes es que juzgas desde el esencialismo (los principios de la derecha posibilista y los principios de la izquierda progre o marxista). Aquí no se plantean problemas doctrinales sino problemas políticos de hecho, y difícilmente se pueden abordar si se prescinde del pragamatismo y de la acción. España es una nación política con o sin derecha, con o sin izquierda y no queda más remedio que abordar el problema en todas sus dimensiones y por tanto, dado que la derecha y la izquierda existen hay que contar con ellos y orientar su discurso criticándolo.
    No tengo buenos recuerdos de los carlistas que conocí. Me recuerdan mucho a los nacionalistas vascos: “Puedo hacer lo que me salga de las narices que el bien ya lo tengo yo, está en mí raza”. En el caso carlista no está en la raza, pero creen en el orden jerárquico de la sociedad del antiguo régimen, como si fuera posible rehacerlo, y naturalmente se atribuyen el mando, por pureza doctrinal, no por otra cosa. Como además sus principios se mueven en el esencialismo, hacen lo mismo que los progres, que en cuanto les discutes algo entras en el fascismo; en el carlismo dirían ‘posibilismo’ o marxismo.

  13. Lukacks said

    Lamento que hayas conocido a malos carlistas. Desde luego lo que mencionas de los carlistas sí que no son cuestiones políticas de hecho.

    No sé que es el “esencialismo”. Si es lo contrario al “posibilismo”, entonces es posible que pueda ser un esencialista, pero en general, un carlista lo que es es una persona de principios. Lo que me extraña es que en tu escrito hay numerosas etiquetas (fascismo, esencialismo, posibilismo). Si lo que identificas con el “fascismo” son los principios no tengo mucho de qué hablar.

    Por cierto, que los problemas de hecho los han creado precisamente las formulaciones doctrinales de los visionarios socialistas o centrorreformistas.

    Eso sí, España no es una nación política, es una nación histórica. Las naciones políticas se construyeron en el siglo XIX a menudo contra la nación histórica. Y en el caso de España es patente. Dalmacio Negro lo explica muy bien.

    Saludos,

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: