Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

El golpe en Tailandia, II: La nueva constitución

Posted by Demosthenes en 30/septiembre/2006

Comparada con la escasez de datos que teníamos hasta ahora acerca del golpe de estado, la filtración del borrador de la nueva constitución redactada por los golpistas supone todo un manantial de información, y aun así no permite más que aventurar unas pocas conclusiones bastante arriesgadas. Voy a enlazar las noticias más importantes y luego las analizaré en lo posible. De momento adelanto que la confesión religiosa de la cabeza visible de los golpistas no parece tener la importancia que se le podía suponer. Algunos de los artículos más significativos de la nueva constitución son los siguientes –no son citas directas sino resúmenes de su contenido:

El artículo 1 afirma la unicidad del Reino de Tailandia como monarquía constitucional.

El artículo 4 regula el Consejo Privado.

El artículo 7 capacita al presidente del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) a vetar el decreto real para nombrar al portavoz y viceportavoz de la Asamblea.

El artículo 19 trata de la formación de la Asamblea Nacional compuesta de 2.000 miembros nombrados por el presidente del CSN.

El artículo 22 otorga al CSN la potestad de escoger de 100 a 200 candidatos al CRC (Consejo de Redacción de la Constitución) para aprobación real.

El artículo 24 capacita al presidente del CSN a nombrar al presidente y vicepresidente del CRC.

Los artículos 31 y 32 capacitan al gobierno y al CSN a seleccionar y enmendar conjuntamente un estatuto anterior para promulgarlo en 30 días si la redacción del estatuto no es completado a tiempo.

El artículo 34 capacita al CSN a convocar una reunión con el gobierno para resolver problemas administrativos.

El artículo 36 valida legalmente las órdenes y anuncios hechos por el Consejo para la Reforma Democrática (CRD) bajo la monarquía constitucional.

El artículo 37 otorga completa inmunidad para todas las acciones llevadas a cabo por el CRD para tomar el poder.

El artículo 39 capacita al presidente del CSN para administrar el país hasta el nombramiento de un primer ministro.

No sabría precisar la importancia del artículo primero, me parece una garantía de que unas posibles negociaciones con los terroristas del sur no comprometerán la unidad del estado, y tal vez garantice más, aunque un artículo parecido ya estaba presente en la constitución anterior.

El Consejo Privado aconseja al rey, y parece ser que uno de sus miembros va a ser el próximo primer ministro –luego hablaremos más de él. Se ha dicho que el rey ha visto con buenos ojos el golpe de estado.

Os estaréis preguntando sobre todo qué son el CSN y el CRD. El CRD es el nombre adoptado por los golpistas, y este órgano está presidido por el famoso general musulmán Sondhi; por tanto el artículo 37 supone que los golpistas nunca podrán ser perseguidos por la justicia. El CSN es un órgano que como veis prevé la nueva constitución, cuya función será vigilar y fiscalizar las instituciones democráticas para proteger la “seguridad nacional”. El CSN estará formado por los miembros del CRD, es sólo una forma de hacerlo oficial cambiando el nombre. El CSN tendrá la potestad de controlar todos los aspectos del gobierno al menos mediante la fórmula del veto, y por lo que leo de otras fuentes este enlace no detalla todos los poderes del CSN. Parece ser por ejemplo que el artículo 14, que trata del nombramiento y destitución del primer ministro y otros miembros del gobierno, otorga al CSN la potestad de destituirlos.

En definitiva, aunque no parece que el golpe haya sido causado principalmente por la insurgencia en el sur, sí que supone en esencia un retroceso democrático, aún más toda vez que la constitución vigente antes del golpe, instaurada en 1997, era considerada una de las más genuinamente democráticas de las muchas que ha tenido Tailandia. Aunque el régimen seguirá siendo formalmente democrático –bajo la forma de una monarquía constitucional como antes–, los golpistas se instalan en un órgano que ellos mismos crean, y aunque seguramente no intervendrán cotidianamente mientras ellos no lo juzguen necesario, se reservan la potestad de vetar a discreción cualquier decisión que lleve al país por donde ellos no quieren. Un golpe por el que seguramente no me habría interesado si no se me hubieran encendido las alarmas en un principio, como a muchos otros, por la confesión religiosa de su cabeza visible. (A ver si Reboot se queda más tranquilo. ;-) )

La mayoría de los medios de comunicación, que con tan buenos ojos vieron inicialmente el golpe porque Sondhi es musulmán, coinciden ahora en el retroceso democrático:

Expertos legales han criticado el texto del borrador, que fue obtenido por medios de comunicación locales, diciendo que muestra la nula intención por parte de los líderes golpistas de ceder completamente el poder. […]

Otorga a los líderes golpistas el derecho de convocar reuniones con el gobierno para “resolver problemas administrativos” y les permite “destituir al primer ministro” y a miembros del gobierno.

La confesión musulmana del general Sondhi no tiene seguramente especial relevancia, está a la cabeza de la junta golpista porque era el comandante el jefe del ejército. Sin embargo sirvió para que la prensa recibiera el golpe con albricias, y todo porque se esperaba que significara concesiones a los terroristas (ay la prensa). Por cierto que ahora está por ver que la junta esté más dispuesta a la negociación que el depuesto primer ministro Thaksin al que tanto criticaba esa misma prensa por su “puño de hierro”, que yo sepa esta posibilidad era sobre todo una elucubración de la prensa, wishful thinking basado en la religión de Sondhi. No digo que no vaya a ser así, pero al menos de momento no sé de ninguna declaración de Sondhi u otro golpista que pueda interpretarse en ese sentido.

Por si fuera poco el que seguramente sea el próximo primer ministro interino es, como prometió la junta militar, un civil; pero entiéndase que el general Sondhi dijo en una rueda de prensa que “cuando se dice ‘primer ministro civil’, verá que los soldados pueden ser llamados civiles una vez que se retiran”. En efecto el nombre no confirmado para el cargo de primer ministro interino es el de un general retirado que pertenece al Consejo Privado del rey. Frente a la confesión musulmana de Sondhi, este general Surayud Chulanont se retiró tres meses a un monasterio budista, desde su jubilación como militar hasta su ingreso en el Consejo Privado.

Queda bastante claro que Tailandia ha pasado a estar controlada por una dictadura militar, aunque la monarquía constitucional pueda seguir funcionando bajo ella siempre que no se aparte de sus designios. Se puede especular mucho con las causas. Ya no parece que el asunto central sea la insurgencia en el sur, y tampoco convence la excusa esgrimida por los golpistas, la corrupción de Thaksin, los golpes de estado se llevan a cabo para cambiar la dirección de un país y nunca a causa de factores circunstanciales. Al parecer, y a grandes rasgos, Thaksin debía sus dos victorias electorales al voto rural, mientras que era impopular en las ciudades, y supuestamente se había entregado a prácticas corruptas. Puede que el principal factor tras el golpe de estado sea la intención de los generales de evitar que el país sea arruinado por políticos populistas como supuestamente era Thaksin. Se estarían responsabilizando de vigilar paternalmente la evolución política del país mientras perciban que el pueblo tailandés es democráticamente menor de edad. Es una teoría que se me ocurre, pero es demasiado pronto para apostar por ella o desecharla, mientras no dispongamos de más información y no observemos los futuros desarrollos políticos de Tailandia.


Actualización: El nombre del primer ministro ya está confirmado. La noticia incluye un dato interesante, si es cierto, que no había leído en noticias anteriores: la constitución que instaura la dictadura es supuestamente temporal y sólo estaría vigente hasta las próximas elecciones que la junta promete para octubre de 2007. Lo que no sé es si entonces se abrirá una legislatura constituyente o se pretende volver a la constitución de 1997.

El general retirado Surayud Chulanont ha jurado el cargo de primer ministro interino de Tailandia en una breve ceremonia en la capital, Bangkok.

Su gobierno se concentraría en “la felicidad del pueblo” por encima del crecimiento económico, según dijo después a los periodistas. […]

El ejército también desveló una constitución a corto plazo bajo la cual mantendrán poderes sustanciales hasta las elecciones prometidas para octubre de 2007. […]

[Surayud Chulanont] dijo que intentaría afrontar las divisiones políticas y acabar con la insurgencia islámica en el sur del país.

“Pondré estos dos asuntos al principio de mi programa,” dijo. “Haré un gran esfuerzo para resolver estos dos problemas en un año” [antes de las elecciones de octubre de 2007.] […]

Thaksin, que alcanzó el poder en 2001, había resultado un primer ministro controvertido y divisivo.

A los votantes más pobres les gustaron sus ofertas de seguridad social barata y condonación de deuda, su programa nacionalista y su desprecio por la “élite de Bangkok” en política. También se ganó respeto por su gestión tras el tsunami de 2004 y políticas que llevaron a una expansión económica.

Crecientes protestas durante este año amenazaron su posición.

Pero fue su fácil victoria en las elecciones generales de abril –subsecuentemente declaradas inválidas– lo que puede haber impulsado a los generales a actuar.

Comentarios como el de “la felicidad del pueblo” y la apuesta por el diálogo para resolver la yihad en el sur caracterizan a los golpistas como más bien progres. Uniendo a esto su condición de militares y su disposición a intervenir quirúrgicamente en política, tal vez sea mi mente paranoica pero no puedo dejar de contemplar la posibilidad de que sean al menos mayoritariamente masones –lo cual anularía completamente el factor de la confesión musulmana de Sondhi. Aunque lo importante no es eso sino las políticas concretas que adopten, y por supuesto la situación dentro de un año y si de verdad se acaba la dictadura, si no triunfa entonces otro político como Thaksin, etc. Tampoco serían unos masones tan radicales como los que había en España a principios de siglo, si les disgusta el populismo de Thaksin.

Publicado en paralelo en DOCE DOCE.

Anuncios

3 comentarios to “El golpe en Tailandia, II: La nueva constitución”

  1. Spanish diplomat said

    Lo que en Thailandia se cuenta respecto del golpe es que parece ser que lo precipitó el rumor de que Thaksin, cuando regresara de Nueva York, iba a destituir a la cúpula militar para nombrar adictos. Entonces los golpistas actuaron “preventivamente”, muy posiblemente a instancias del Rey Bhumibol.
    El problema con Thaksin no era solo la corrupción, sobre la que en la historia thailandesa ya tienen suficiente experiencia. Sino que se trata de un político muy ambicioso y resuelto a ir ocupando con sus adictos todas y cada una de las instancias del poder en Thailandia. No había órgano, institución ni sector que no quisiera controlar. Estaba consiguiendo convertir la Constitución en papel mojado, y eso en Bangkok o Chang Mai, donde la gente tiene el mismo concepto de democracia que tenemos nosotros, era cada vez peor soportado. En la Thailandia profunda, en cambio, Thaksin era muy querido. En ese sentido, la eliminación política de Thaksin es una bendición incontestable.
    El problema estriba en el método. El Rey trajo a los militares y cuando sea la hora los echará. No es prudente dejarse engañar demasiado por las apariencias uniformadas. Y Bhumibol es, básicamente, benéfico para el país a pesar de las circunstancias. Pero no deja de ser irregular que el Jefe del Estado tenga tanto poder.
    Respecto de lo que nos preocupa, el Islam, sí que hay que estar atentos. Mucho me temo que Bhumibol y la progresía local van a pastelear con los malayos. El enfoque de Thaksin era, a mi modo de ver, demasiado poco sofisticado. Pero, en el fondo, era más correcto que lo que vendrá ahora. Thailandia es una nación claramente movilizada hacia el desarrollo, abierta al mundo y plenamente dispuesta a participar de la globalización y de la prosperidad. Si las instituciones funcionaran como debieran, Thailandia será mucho. Pero en ese proyecto ilusionante los malayos del sur pintan poco. Salvo algunos que hagan carrera individual, como el general Sondhi, la mayoría está en la babia islámica que les cierra todas las puertas al progreso y les ata a la sumisión y el atraso, eso sí, muy pío. Por eso pienso que son más bien un fardo.
    Así que, ya que Bangkok no les va a dar la independencia que muchos malayos de por allá querrían, negociará ahora con ellos y les ofrecerá toda clase de concesiones. Y aquí está el mal, a mi modo de ver. Porque seguro que entre las medidas de “respeto a la cultura y tradiciones locales” vendrá de camino la Sharía. Al final se iniciará una espiral interminable de reivindicaciones, toda concesión será poca, los políticos thailandeses no sabrán qué más hacer y, bueno, pues lo de todos los sitios. Todo un conflicto nacionalista periférico, donde la proporción religiosa va ganando amplitud y terminará siendo una yihad. Thaksin tenía claro qué hacer con ellos…

  2. Pues confirmas mi intuición de que los generales intentan, con la aquiescencia del rey, modernizar el país apartándolo del populismo al que es vulnerable como democracia subdesarrollada –aunque en vías de desarrollo–, al menos en el ámbito rural. Ya veremos cómo les va en eso, pero en Tailandia los golpes deben de haber sido corrientes y las constituciones duran poco.

    Y veremos cómo les va también con la insurgencia musulmana. Efectivamente la negociación tampoco va a arreglarlo, aunque lleguen a cometer la tropelía de instaurar la sharia en la región; los malayos siempre exigirán más. Pero por lo que he leído allí ya hay una yihad en toda regla, en el artículo anterior incluí bastantes enlaces, y al parecer los mujaidin la toman especialmente con los profesores, además de los típicos atentados con bomba. Aunque los terroristas no presentan un frente unido, pero esa es otra dificultad a la negociación: no hay una gran organización terrorista sino una variedad de grupos pequeños, y unos no reconocerán los compromisos que adopten otros en una negociación.

    En cuanto a lo de que el rey echará a los militares cuando llegue la ocasión… A mí me parece que no con esta constitución, ya la has visto. Reconoce a la junta golpista y le otorga unos poderes de veto absolutos gracias a los cuales nada puede ocurrir sin su aprobación, puede incluso anular algunas decisiones del rey, de las pocas que hace como monarca constitucional. Me temo que si el rey quiere echar a los militares, o bien les convence de que la “seguridad nacional” ya no está en peligro, o bien los presiona realmente fuerte tal vez con ayuda popular… En cualquier caso eso implicaría cambiar la constitución borrando las omnipotentes atribuciones del CSN que están literalmente por todas partes. Con la redacción actual Tailandia es, aunque con forma de monarquía constitucional, una dictadura militar en el fondo. Si el rey llega a querer echarlos tal vez recurra a otro golpe de estado…

    Por cierto, ¿tu nick se debe acaso a que has servido de diplomático o algo? Porque es evidente que estás informado, yo antes del golpe no sabía ni el nombre del primer ministro ni de qué pie cojeaba.

  3. Franze said

    A mi me suena esto un poco a Primo de Rivera y Alfonso XIII, no lo puedo evitar.

  4. […] El primer ministro de Tailandia Surayud Chulanont quiere permitir la ley islámica en las ciudades del sur del pais donde hay mayoría de musulmanes.     Deberían ejercer el derecho islámico […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: