Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

Javier Espinosa, ¿periodista?

Posted by Manning en 19/mayo/2006

Javier Espinosa sigue pagando la dchízya por trabajar en territorio islámico. Naturalmente, el pago del impuesto lo efectúa con su servil trabajo a la causa islamista. Hace poco habíamos hecho un fisking de un par de artículos suyos en el diario El Mundo. En la edición de papel del 19 de mayo, el enviado especial en Israel saca un reportaje sobre Amnon Itzhak Shahar, un joven palestino de Gaza que se ha convertido al judaísmo.

Nótese que el reportaje en cuestión se titula De extremo a extremo (edición de pago), es decir, que Espinosa ya iguala desde el titular a unos y a otros. Es, citando a Jean François Revel, la "simulación de la imparcialidad", tan cara a los periodistas, "el viejo truco de no dar la razón a ninguna de las partes". Poco más que simulación alcanza Espinosa, como veremos.

Para empezar, la objetividad se va por el retrete. El reportaje comienza, antes de proporcionar ningún tipo de información ¿para qué?, con la apreciación personal del periodista sobre el personaje:

La dialéctica de Amnon Itzhak Shahar no desentonaría en cualquiera de los mitines de los partidos de la ultraderecha más extrema de Israel.

Ahí es nada. La ultraderecha más extrema. Algo así como la ultra-ultraderechísima. Pero ¿qué barbaridades dice Amnon Itzhak para ser encasillado así? Por lo menos Espinosa nos lo cuenta y lo presenta como cita literal:

"Los árabes lo único que quieren es matar israelíes. Les enseñan a odiar a los judíos en las escuelas. No te puedes fiar de ellos. Sólo entienden la fuerza."

Para Espinosa, la sinceridad forma parte de la ultraderecha más extrema. Los árabes (musulmanes) claro que quieren matar israelíes (judíos): así lo dicta el Corán (ver citas al final del post). Y no han cambiado de idea, más bien perseveran en ella. ¿A qué responde si no la victoria de Hamas? En Tizas tienen un buen artículo sobre este tipo de odio y su corolario homicida. Respecto a la enseñanza en las escuelas palestinas, esta anotación en Desde Sefarad, también recogida en The Anti-Jihad Pundit, es bastante ilustrativa. ¿De verdad Espinosa vive en Israel?

Espinosa trae otra declaración de este joven palestino:

"La primera vez me pasé un día completo sentado en un cruce mirando a los judíos. Me habían enseñado que tenían rabo y no se lo veía."

La curiosidad, el hecho de comprobar si lo que te han enseñado es cierto debe de ser también ultraderechista. Sigue nuestro enviado especial:

Porque el carácter atípico de Amnon no estriba en sus convicciones actuales sino en su procedencia: nació en Khan Yunis, en plena franja de Gaza, antes de emigrar a Israel y hacerse judío.

Antes, Espinosa hablaba de la "increíble conversión". Parece como si reprochara esta apostasía, algo que tiene en común con sus amigos musulmanes. AMDG habla de los hadices en el interesante enlace anterior. En el hadiz recopilado por Sajij al-Bujari, a decir de César Vidal, "la colección más antigua, más importante y más dotada de autoridad", podemos leer:

Narró Ikrima. La declaración del enviado de Allah: "A cualquiera que cambie su religión islámica, matadlo" (9, 45, 84.2.57)

Narró Abu Musa: Un hombre abrazó el islam y después regresó al judaísmo. Muadh bin Jabal vino y vio al hombre con Abu Musa. Muadh preguntó: "¿Qué es lo malo con éste?" Abu Musa respondió: "Abrazó el islam y después regresó al judaísmo." Muadh duhi: "No me sentaré hasta que lo mate". Ése es el veredicto de Allah y de su enviado. (9, 201, 89.12.271)

Narró Alí. Escuché al profeta diciendo: "En los últimos días aparecerá gente joven con pensamientos e ideas necios. Hablarán bien, pero abandonarán el islam original igual que una flecha abandona su arco. Su fe no superará sus gargantas. De manera que donde los encuentres, mátalos, porque en el Día de la Resurrección habrá una recompensa para los que los maten." (6, 519, 61.36.577)

Pero sigamos con Javier Espinosa. Nos cuenta que Amnon se escapó a los 13 años a la ciudad israelí de Rishon Lezion, donde fue adoptado por una familia. Palabras del joven palestino:

"Debía de tener 16 años cuando descubrí el amor por los judíos. Empecé a ir a la sinagoga los sábados y dos años más tarde me presenté en una corte y dije que quería convertirme. Por supuesto el rabino se quedó conmocionado"

Todo muy ultraderechista. Uno no acaba de ver qué es lo que le molesta al periodista, que sigue contando que Amnon, por su condición de ilegal, fue deportado a Gaza por la policía israelí:

Amnon muestra unas terribles cicatrices en el antebrazo izquierdo que dice son marcas de la tortura que sufrió cuando regresó al territorio palestino."Me rajaron con un cortauñas. Sabían que había dicho que quería ser judío. Me detuvieron y me torturaron. Cuando me soltaron, mi familia (la palestina) me echó a la calle", asegura Shazar.

Que dice. Parece que Espinosa no se acaba de creer que los palestinos puedan ser tan crueles con uno de los suyos. Insisto: ¿de verdad vive este hombre en Israel? Continúa Espinosa, haciendo ahora de psicólogo:

Siguiendo algún mecanismo psicológico propio de estas permutas radicales, Amnon se afilió al ala más ultraderechista del Likud y participó como portavoz de esta agrupación en las últimas elecciones legislativas.

Según Espinosa, está muy mal afiliarse al Likud. La opinión del periodista es respetable, pero para eso que le dé Pedro J. una columna; no parece muy ético mezclar información y opinión de modo tan lamentable. Espinosa sigue criticando el actual compromiso del joven:

Su actual devoción nacionalista le ha llevado a plantearse exigir en los tribunales que le admitan en el Ejército.

Y eso está muy feo, le falta decir al reportero. Concluye con la referencia a otro extremista:

Aunque singular, el caso no es el único en una región proclive a las actitudes extremas. La prensa local ha descubierto varios personajes que han sufrido "revelaciones" similares, como el iraní Daniel Dana, que comenzó siendo educado para ser un clérigo chií, renegó de la religión, se convirtió al cristianismo y últimamente intentaba hacerse judío.

La verdad, qué basura de periodismo.

Publicado en paralelo en El Blog de Manning.

*PUBLICIDAD

alfombras

breath alcohol level

curso de auxiliar de farmacia

Despedidas de soltero

despedidas de solteros

despedidas soltera madrid

hoffman

locuciones

Pergolas de madera

render

5 comentarios to “Javier Espinosa, ¿periodista?”

  1. AMDG said

    ¡Qué barbaridad! Con qué desprecio les trata. Se me encogen los ánimos al leerlo.

  2. Dwight said

    Madre mía. Hace poco debatía con la novia de un amigo sobre Palestina e Israel. Ella estaba en contra de los judíos y, pasado un buen rato desde el comienzo de la discusión me confesó que ella ¡era judía! Por supuesto, consideraba que nuestra cultura no era superior, que los judíos tenían la culpa y que los pobrecitos palestinos sólo se defendían. En fin. Y ahora, otro “Rodicio”, y nada menos que en El Mundo. No entiendo nada.

    Os dejo el artículo de Bardají de hoy, que es bastante interesante:

    La Europa del miedo

    El miedo tiende a producir conductas anómalas y desaconsejables. Y Europa tiene miedo. De hecho, parece desbordada por sus temores. Tómese el último ejemplo, de la hasta ahora diputada holandesa Ayaan Hirsi Ali. Amenazada de muerte por denunciar la opresión que sufre la mujer en el Islam, un juez la obliga ahora a abandonar su hogar, amparando a unos vecinos aterrorizados ante la posibilidad de ser víctimas colaterales de un atentado contra ella.

    Demasiado incómoda, Holanda se la quita de en medio aduciendo que Hirsi Ali mintió hace años al solicitar asilo y residencia en el país.

    El miedo de Europa a la violencia árabe y musulmana no es algo nuevo. Por temor a un atentado palestino Alemania excarceló a los terroristas de la matanza de Munich, como los italianos dejaron escapar a los secuestradores del Achille Lauro años más tarde. Pero que yo sepa nunca antes se había castigado a la víctima en lugar de a sus verdugos. Una tendencia muy preocupante si recordamos la reacción apaciguadora en el asunto de las caricaturas de Mahoma adoptadas por las instancias oficiales de la UE y de sus estados miembros.

    Y es que va a ser verdad que en esta Europa en la que vivimos las víctimas resultan demasiado incómodas. Intolerables para la conciencia de los bienpensantes que niegan, por ejemplo, el horror del Holocausto judío; intolerables para quienes prefieren pactar con los terroristas antes que derrotarlos; intolerables para quienes están dispuestos a enterrar el crucifijo para no ofender a los barbudos, al velo y a la burka.

    Con perspectiva histórica se puede decir que Europa no ganó la Guerra Fría, la ganaron los Estados Unidos de Ronald Reagan. Nosotros los europeos hubiéramos elegido el acomodo y no la confrontación. ¿Recuerdan aquello de mejor rojos que muertos? De hecho, si Europa tuviera que librar hoy la segunda Guerra Mundial, no la lucharía. Se rendiría ante el Hitler de turno.

    Ayaan Hirsi Ali escapa para refugiarse en los Estados Unidos como tantos otros tuvieron que hacer ante los horrores del siglo pasado. Huye de una Europa enferma y débil, que ha perdido el coraje y la dignidad. Mientras ella se va, el asesino de su amigo el cineasta Theo Van Gogh, víctima del terror islamista a finales de 2004 por haber dirigido una película considerada ofensiva por los fundamentalistas, entre rezo y rezo en su cárcel, grita a todo el mundo que lo volvería a hacer y que Alá es grande. ¿Demasiado grande para Europa?

    http://www.abc.es/opinion/index.asp?ff=20060519&idn=1421628104378

    Un abrazo

  3. AMDG said

    Graicas Dwight, así es.

    Aquí seguimos en la lucha contra la Yijad.

  4. Franze said

    Que bonito eso que se que haya convertido, yo, eso llamado periodismo, prefiero no comentarlo, pero me quedo con que se haya convertido al judaismo, que bonito!

  5. Antón said

    Soberbio artículo, enhorabuena. Yo pensé exactamente lo mismo cuando leí esa “noticia” en el diario “El Mundo”.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: