Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

Más noticias sobre el caso de las caricaturas danesas

Posted by Spanish Eowyn en 29/diciembre/2005

Y no buenas precisamente: como nos dice el Brussels Journal:

El caso de las caricaturas danesas se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar, que muestra que la libertad de expresión no existe más en Europa. Después de que la Organización de la conferencia Islámica, las Naciones Unidas y el Consejo de Europa, la Unión Europea es ahor a la cuarta organizacional multinacional que condena al gobierno danés por no llamar al orden al periódico danés por publicar las caricaturas del profeta musulmán Mahoma.
Franco Frattini, el vice-presidente de la Comisión Europea, calificó la publicación de las 12 caricaturas [podeis verlas aquí] “irreflexivas e inapropiadas” en un momento en que la animosidad contra el Islam está creciendo. Según Frattini, el Comisario de la UE para la justicia, la Libertad y la Seguridad, las “caricaturas fomentan la hostilidad contra el Islam y los extranjeros” (¿todos los extranjeros son musulmanes? ¿la crítica a una ideología es crítica personal a los que la tienen? si critico el comunismo o el nazismo, ¿es un ataque a los que son sus partidarios?) :
Honestamente, este tipo de dibujos, pueden sumarse a la creciente islamofobia en Europa. Respeto profundamente la libertad de expresión, pero, perdónenme, uno debe evitar hacer cualquier declaración con la que sólo se aumenta y se incite a una radicalización creciente.”
(A este señor ¿le han informado de que Canal + cocinó un Cristo en horario de máxima audiencia y que lo más que se dijo fue que los cristianos -no sólo católicos- teníamos que poner la otra mejilla? Lo interesante es ver que comparte lo de la creciente islamofobia con Tariq Ramadán… ¿qué pensará este hombre de Oriana Fallaci? Me lo imagino…)
Las 12 caricaturas no eran desde luego irrespetuosas, pero el Islam prohíbe hacer
dibujos del profeta (y de todos los demás…). El periódico danés Jyllands-Posten publicó las caricaturas el pasado septiembre para probar los límites de la libertad de expresión en una soceidad multicultural como Dinamarca.
Los embajadores de 11 países musulmanes en Dinamarca incluídos Bosnia y Turquía, pidieron al Primer Ministro danés Anders Fogh Rasmussen que exigiera al periódico que pidiera disculpasa los musulmanes , pero Rasmussen rechazó interferir porque el gobierno danés respeta la libertad de prensa y la libertad de expresión.
Según Robert Spencer la reacción de la UE muestra que la UE recomienda dhimmitude: “Instead of praising Rasmussen for his defense of Western values of free speech, the EU is demanding that he stand down and adopt their policy of appeasement.”
Lo que todo muestra es que de los países occidentales sea tal vez, uno de los últimos en los que existe libertad de prensa.
Yo soy católico, y si alguien hiciera un dibujo de un símbolo cristiano con una bomba y un mensaje de muerte, lo tomaría personalmante como un insulto,” dijo Frattini. ¿De verdad? Frattini llegó a ser comisario europeo el pasado año porque la Unión Europea vetó al católico Rocco Buttiglione porque como católico este último desaprobaba la homosexualidad y el aborto.
(ya me lo temía: no le han informado del Cristo cocinado…)
Entretanto, la ONU incrementa su tono contra Dinamarca al pedir al gobierno danés una “explicación oficial”. Doudou Diene, un investigador senegalés, nombrado por la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos Louise Arbour, ha preguntado al gobierno Rasmussen la siguiente pregunta: “¿Las caricaturas insultan o desacreditan?” Dinamarca presentará su informe el 24 de enero.
Diene enfatizó que la ONu se está tomando muy en serio esta cuestión porque, según él “la islamofobia es uno de los más importantes componentes de la discriminación en Europa”.

(Sobre esta cuestión ya traté en otros posts anteriores: éste fue el último).

Actualización: leyendo Nuevo Digital, me encuentro con esta noticia:

Hoy mismo el muftí del Líbano –máxima autoridad religiosa entre los musulmanes sunitas del país- criticaba las “acusaciones” que, en su opinión, sufren el Islam y los musulmanes en algunas sociedades occidentales.

El muftí Mohamed Kabbani asegura que algunos pensadores y medios de comunicación occidentales empujan a los musulmanes al terrorismo por sus “provocaciones y ataques a su religión, al Corán y al profeta Mahoma”. El dirigente religioso cita al periódico danés Jyllands-Posten, calificado de portavoz del partido gobernante en Dinamarca, para asegurar que este medio sigue “provocando, en una campaña intencionada y continua, los sentimientos de mil millones de musulmanes al ridiculizar a su profeta en un país conocido por su moderación y su civilización, pero donde, según el criterio occidental, a veces tal moderación significa el odio y el rechazo al Islam y a los musulmanes”.

El muftí libanés critica también al primer ministro danés por no querer recibir a los embajadores árabes y musulmanes, que querrían trasladarle su disgusto. El presidente del gobierno les respondió, sin recibirles, que en su país hay libertad de prensa y de opinión, por lo que el muftí termina afirmando que los países árabes y musulmanes tienen una responsabilidad histórica en tomar una postura común contra Dinamarca ya que permite al periódico del partido gobernante “insultar” al Islam y a su profeta, según Kabbani.

“Algunos políticos europeos y americanos son especialistas en fabricar el odio y el rencor y luego se preguntan el porqué de nos odien… Hoy los daneses siembran ese mal en el camino del encuentro entre Oriente y Occidente”, concluye la máxima autoridad musulmana sunita del Líbano.

La frase “permite al periódico del partido gobernante” es la que más me ha sorprendido. Ahora me entero que en Dinamarca existen periódicos de partido. Precisamente, la libertad de prensa lo que implica es que NO hay periódicos de partido, ni del gobernante ni de la oposición. Ejem.

Anuncios

2 comentarios to “Más noticias sobre el caso de las caricaturas danesas”

  1. […] La polémica sobre las caricaturas danesas aumenta cada día. 1/February/2006 (post in English: read it here) Vivimos una era de grandes transformaciones sociales, culturales e incluso, filosóficas y religiosas. Sí, filosóficas y religiosas. El siglo XX se caracterizó por una pugna entre los partidarios del totalitarismo (ya fueran de derechas o de izquierdas) más dura que se conoce en la Historia de la Humanidad. 156 millones de muertos dejó esa vorágine de destrucción del oponente, sea cuál fuera este. Lamentablemente en algunos países aún continúa. Precisamente una de las vertientes más importantes de la presecución del oponente se enlaza con la persecución religiosa porque para el totalitarismo no hay nada peor que la negación de una de sus principales bases. TODO se encuentra contenido en ellos, fuera sólo existe la NADA. Una y otra vez todos los totalitarismos han basado su existencia en esa idea rocambolesca sin darse cuenta de que la realidad es tan rica que no puede contenerse para todos en una sola filosofía o credo, porque entonces estaríamos matando una de las maravillas de la Creación, ya sea ésta obra de Dios, o lo sea la Naturaleza: la variedad que existe en ella misma. Por eso, una de las cuestiones más sorpredentes de los totalitarismos es el abuso de lso uniformes. No sólo los llevan a quellas personas que realizan actividades concretas para las que pueda ser necesaria su utilización, si no toda la población. Y piensan que de esa forma, matando la variedad física, van a poder matar también la variedad ideológica. Lamentablemente para ellos, y afortunadamente para los demás, la variedad ideológica no desaparece si no que en los regímenes totalitarios adquiere aún más fuerza aunque se la silencia una y otra vez por parte de los medios de comunicación “oficiales” y de otras formas de información. Lo que puede ser en principio paradójico no lo es si lo examinamos con detención: el ser humano, enfrentado a la realidad de su propia especifidad, a su conciencia de ser -como estado permanente- un ente único e irrepetible a lo largo de la Historia, entiende que o se enfrenta a la Hidra del totalitarismo, haciendo ver que efectivamente tiene una individualidad propia, aunque corra peligro de ser aplastado por ella; o, por el contrario, lo aplastará sin remisión, condenándolo a ser un mero robot al servicio de la conciencia pensante de otro. Pues será este último el que piense por él, al haberse negado el primero a sí mismo la fase de pensar y de actuar en consecuencia. Todas las revoluciones del siglo XVIII y XIX tuvieron por meta este intento por demostrar la irrepetibilidad y la especifidad de cada ser humano. Precisamente por eso, se acabó rechazando el voto censitario por entender que cada persona puede tener una idea especial, diferente y original sobre el desarrollo de los acontecimientos, sea ésta o no concordante con la de la mayoría. Sin embargo, en el momento en que vivimos parece que se está volviendo a pensar, no en un sentido de ente individual, libre y capaz de pensar, si no como ser humano, parte de una masa. Se intenta pues decir a cada uno lo que tiene que pensar e incluso se intenta impedir que se pueda hablar de religión libremente. Una de las primeras leyes que se aprobaron tras al transición española fue la abolió dos delitos: el adulterio y la blasfemia. La razón es simple: cualquier estudiante de primer curso de Derecho, aprende que la norma jurídica se diferencia de otras dos que también regulan la conducta de los seres humanos por su oblogatoriedad. Las otras dos son las morales, porque regulan la conciencia del individuo -y por tanto, su condena también ha de ser sólo interna o individual- y las sociales, que por regular la actuación del hombre en la sociedad, sólo deben ser sancionadas en el mismo ámbito. Además, uniendo esta idea con la de la diversidad o variedad entre los seres humanos, cada uno desarrollará la conciencia de acuerdo con sus propias ideas, aunque después se una con otros para celebrar los ritos correspondientes, si esa moral pertenece a una determinada religión. Su vida, si existe libertad, se desarrollará según los parámetros de esa conciencia interna. Pero si no existe libertad, tampoco habrá verdadera religión. NO sólo desde el punto de vista cristiano (si Dios es Amor, y el Amor es libre, no puedes creer en Dios si no en la libertad de elegir ese Amor), si no también en el resto de religiones, porque esta implica una relación de conciencia personal y de reconocimiento personal de Dios. Al fin y al cabo, sólo nosotros sabemos nuestra intensidad de compromiso y de fe con el Dios en el que cada uno creamos. Por eso la polémica de las caricaturas danesas es tan importante (anteriores posts sobre el tema: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11). Se está discutiendo si alguien -que no cree en un Dios determinado, puede, no y aburlarse -las caricaturas son bastante poco irreverentes, salvo quizá la del Mahoma con una bomba por turbante-, si no simplemente no respetarlo con la misma adoración que los que sé creen él. Inclusive se está intentado privar a los demás de la crítica racional a la relgiisón, bajo el método de considerar que todo lo que es la crítica a una religión es simplemente que se la odia / o se le tiene fobia (de ahí la Islamofobia, una vez que se han dado cuenta de que no se puede acusar de racismo a los que critican el Islam, por creer el Alá, personas de muy diferentes razas). Esto no es si no una vuelta al Antiguo Régimen y a una Inquisición aún peor que la que existió realmente. Porque al ser la religión el origen de muchas ideologías -entendidas como conjunto de ideas que dan lugar a un sistema lógica de acuerdo con el cual podemos organizar nuestra via-, si esa religión no es criticada tampoco se producirá una evolución en las ideologías a que aquellas den lugar por lo que al final quedarán estancadas en el tiempo. Parece más bien que, además del trasfondo político que el ataue a Dinamarca puede tener (no en vano como nos recuerda reliapundit, pronto va a sentarse en el Consejo de Seguridad), existe un temor por parte de los musulmanes a la crítica racional a su religión, o a que ello les lleve a perder la conciencia de Dios o a cambiar de Dios. Creo que esta es la razón de la deriva hacia posiciones más integristas de mucha parte de la población musulmana en Occidente: se encuentran en un mundo en el que no está todo regulado, quedan muchas partes de su vida en las que tienen que decidir por sí mismos. Y si bien, existen algunos occidentales que, temerosos de la responsabilidad que trae consigo la libertad se convierten, desde luego, que muchos de los que vienen se sentirán tentados por intentar probar cómo se siente uno, sin que le digan hasta cómo debe ir vestido cuando mantiene relaciones sexuales. De modo que los imanes deben recurrir al paraíso para retener a unos jóvenes que tienen prohibido hasta ser novios antes del matrimonio. Y en esa situación es muy fácil, decirles que si se suicidan por Alá, tendrán 72 huríes que les complacerán sexualmente cuantas veces quieran. Esa hiperregulación, a día de hoy, no puede verse si no como una falta completa de confianza en la propia inteligencia y discernimiento subsiguiente del individuo y en su responsabilidad como persona adulta y madura. Como persona formada que tiene unas ideas y actúa de acuerdo con ellas. Stefania, que escribe en el blog Unpolitically correct,cita a Galileo que decía, a propósito de su condena por la Inquisición: ” I do not feel obliged to believe that the same God who has endowed us with sense, reason and intellect has intended us to forgo its use“. O sea, “no me siento obligado a creer que el mismo Dios que nos ha dado el sentido, el razón y el intelecto, quería que no los usáramos”. Si estamos negando al individuo su propia capacidad de pensar y de actuar en consecuencia, si le estamos privando de poder criticar lo que entienda criticable, incluso de ser mordaz e irreverente -por mucho que nos duela a los que sí creemos- le estamos privando su propia esencialidad, su propia individualidad, o sea, estamos de hecho, entrando en el totalitarismo, aunque a algunos les parezca razonable. […]

  2. […] said before. That is why the cartoons are so important (you can read about them here: : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11). The objet of the “discussion” consists in whether somebody -that […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: