Eurabian News

Sobre la transformación de Europa en Eurabia y la Tercera Yijad

Archive for 7/06/08

Las caricaturas llegan a Noruega: Soy Mojamé y nadie se atreve a dibujarme. ACTUALIZACIÓN: El embajador paquistaní ha calificado el dibiujo de “acto terrorista”.

Posted by AMDG en 7/junio/2008

Sucedió ayer, un periódico noruego se atrevió a reproducir este dibujo:

Para protegerse de la furia mahometana (o para aumentar el escarnio) han añadido una advertencia: “NO es Mojamé“. Imagino que se refieren al llamado profeta Mojamé, porque Mojamés suicidas sí que los hay, demasiados para mi gusto.

ACTUALIZACIÓN: El embajador paquistaní ha calificado el dibiujo de “acto terrorista”. Ya tardaba, ya. Seguramente, le habrán tenido que enviar un recao de islamabad.

Posted in Libertad de expresión, Medios de comunicación, Noruega | Etiquetado: , | 4 Comments »

Las guerras de cuarta generación o cómo Dallas acabó con el comunismo

Posted by AMDG en 7/junio/2008

Este artículo presenta una clasificación histórica de las estrategias militares que acaba con las “guerras de cuarta generación”:

La Guerra de Primera Generación corresponde a los enfrentamientos con tácticas de líneas y columnas. Duró aproximadamente desde 1648 hasta 1860.

Los combates eran formales y el campo de batalla era ordenado. El ordenamiento en el campo de batalla creó una cultura del orden militar. Muchos de los aspectos que distinguen a los militares de civiles -uniformes, saludos, la graduación minuciosa de rangos- fueron producto de la primera generación y estaban diseñados para reforzar la cultura del orden. El problema, según Lind, es que, a mediados del siglo XIX el campo de batalla ordenado comenzó a desmoronarse. Ejércitos en masa, soldados que realmente querían luchar y el uso de ametralladoras, al inicio hicieron obsoletas las viejas tácticas de línea y columnas y después suicidas. Desde entonces, apunta Lind, surgió una creciente contradicción entre la cultura militar y el desorden cada vez más presente en el campo de batalla [5].

La segunda generación de la guerra fue una respuesta a la contradicción entre la cultura del orden y el ambiente militar.

Desarrollada por el ejército francés durante y después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), buscó una solución en la forma de potencia de fuego en masa, la mayoría de la cual era fuego de artillería indirecto. La doctrina fue descrita por los franceses como “la artillería conquista, la infantería ocupa”. La potencia de fuego controlada centralmente fue cuidadosamente sincronizada con órdenes específicas para la infantería, los tanques y la artillería. Esta segunda generación preservó la cultura del orden: el comandante era, en efecto, el conductor de una orquesta. La disciplina se imponía desde arriba hacia abajo. No se deseaba la iniciativa porque ponía en peligro la sincronización [6].

La Guerra de Tercera Generación es también resultado de la Primera Gran Guerra. Fue desarrollada por el Ejercito Alemán en el conflicto mundial de 1939-1945 y es comúnmente conocida como “guerra relámpago” (Blitzkrieg). No se basa en la potencia de fuego, sino en la velocidad y sorpresa. Tácticamente, se caracteriza por el ataque. Busca penetrar la retaguardia del enemigo y desde allí causar su derrumbamiento. En vez de “aproximarse y destruir”, trata de sobrepasar y derrumbar. En la defensa, la intención es atraer el enemigo hacia las posiciones convenientes y luego cortar sus líneas [7].

Las tácticas y la cultura militar cambian, según Lind. Los ejércitos de la tercera generación se concentran en lo externo (cuál es la situación, qué hace el enemigo, cómo se resuelve la situación), y no en lo interno (proceso o método). Durante los juegos de guerra del siglo XX, a los oficiales subalternos alemanes rutinariamente se les planteaban problemas que sólo podrían ser resueltos desobedeciendo las órdenes. Las órdenes especificaban el resultado deseado, pero nunca el método. La iniciativa fue más importante que la obediencia. Se toleraban errores, ya que provenían de demasiada iniciativa, en vez de falta de ella. Todo el concepto dependía de la autodisciplina, no de la disciplina forzada [8].

La Guerra de Cuarta Generación, también llamada “guerra asimétrica”, es todo lo contrario de las anteriores. Corresponde a la evolución de la tecnología, la cibernética y la información.

“La evolución tecnológica, la aparición de enemigos que no responden a definiciones clásicas y la ofensiva terrorista, han llevado a los estrategas militares a concebir un nuevo modelo de guerra que se apoya, por primera vez, más en los elementos culturales que en el potencial bélico. […] Pretende la victoria a través de la movilización cultural contra un enemigo imperceptible y volátil como es el terrorismo. […] Oscila del aspecto armamentista al psicológico. Pretende una movilización masiva de la población en un antagonismo integral contra el supuesto enemigo, que abarca los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de una nación con el objetivo de alcanzar el sistema mental y organizativo del adversario” [9].

¿Por qué es una guerra asimétrica? Porque “opone a dos agentes que apenas tienen nada en común: por un lado potencias tecnológicamente muy desarrolladas, con capacidad para emplear armas inteligentes muy sofisticadas, y por otro agentes transnacionales o infranacionales, ya sean religiosos o étnicos, que se enfrentan a distintos símbolos como el mercado o el imperio, y con un nivel armamentista muy elemental” [10].

En resumen, la teoría de la cuarta generación segmenta la historia occidental en cuatro períodos, a cada uno de los cuales le correspondió una generación de la guerra. Estos períodos son: Clásico (entre tropas), Medieval (tropas, dispositivos tecnológicos e inteligencia), Moderno (tropas, tecnología, inteligencia, contrainteligencia y capacidad de fuego remoto) y Posmoderno (desinformación, comunicación borrosa, cibernética, formas de control de la población) [11].

Como suele suceder en estos casos, la “guerra de cuarta generación” es mas antigua que la formalización del concepto. Allá por 1982, el Presidente Ronald Reagan y Juan Pablo II –la espada y la cruz- se confabularon para acabar con el imperio del mal, el comunismo soviético. Las armas utilizadas fueron sobre todo ideológicas. El proyecto de Guerra de las Galaxias (para el que no había tecnología entonces, eran los años 80) y la presión del Catolicismo en Polonia acabaron moralmente con un régimen que parecía eterno.

En relación con esto, leí hace poco un artículo que proponía que la serie Dallas, en la que se mostraba el rumboso aunque vulgar estilo de vida del capitalismo salvaje, había comido la moral a los supuestamente emancipados ciudadanos de las “repúblicas de trabajadores”, incluidos en ellos los siniestros funcionarios de aquellos regímenes.

Posted in Asuntos bélicos | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados

La priviligentsia

Posted by AMDG en 7/junio/2008

Es una composición de las palabras privilegio e intelligentsia. La he encontrado aquí, en un artículo que advierte que la exhibición de fuerza por el Kremlin con motivo del aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi ha sido algo patético: se trata de material viejo en su mayor parte.

Me ha parecido interesante la palabra, y os la presento por si os sirve.

Happy Victory Day

Posted in Rusia | Etiquetado: | Comentarios desactivados

La Cabaña del tío Obama

Posted by AMDG en 7/junio/2008

Esta gracieta de un periódico alemán más bien progre les está costando acusaciones de racismo:

No lo entiendo. ¿Conocerán los acusadores las maldiciones que soltaba desde el púlpito el que fue predicador de cabecera de Obama en los últimos 20 años?

Aquí está la noticia.

Posted in Medios de comunicación, Política, USA | Etiquetado: | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores